lunes, 8 de febrero de 2010

En el internado

Como pronto morire hay cosas que nadie,nadie mas que yo se llevara a la tumba de ti,como un ladron furtivo te las robé a media mañana,por la tarde y en la siesta,las tumbas romanas llenas de condones y aquel suero de color chocolante,mi sangre gritando libertad.El morado oculto.Todo aquello que no nos mato tampoco nos hizo mas fuertes y ahora pienso mas en los rabos de los demonios que en las plumas de los angeles.Todo me sale mal y no se como pedirte perdon,tal vez muriendome otra vez,para que no pienses que soy un loco,otro loco,era un loco y despues que te conoci fui dos locos o tres mas.Aqui todos locos en la sala del manicomio del hospital naval,hay uno que se caga y sus heces huelen todo el tiempo , asi siempre igual,hay una a la que al mover la cabeza le duele el cuello,es todo tan raro,otro oye voces,yo solo doy pena,no oigo nada aprovechable.Gritos y gemidos , aullidos de muerte , huelo a mierda a alcohol, y cuando las luces se encienden veo la muerte,clara , su esqueleto,por la mañana.La muerte es una mañana fria.La muerte es apenas nada compadarado con mis lagrimas.

2 comentarios:

  1. Me gusta que escribas cosas Pun y mucho más si son tuyas pero bueno,,,,
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. La loquita esa que mueve el cuello y le duele soy yo, aunque mi psiquiatra dice que de momento me salvo... de momento. Qué gente.

    Besotes inexactos

    ResponderEliminar